sábado, 15 de octubre de 2011

GOLPE AL APÓFISIS XIFOIDES.


El apófisis xifoides o apéndice xifoides es una porción sumamente vulnerable del esternón, y por ello es considerado un blanco muy importante en las Artes Marciales, principalmente por el papel que cumple en la respiración.

El esternón es un hueso plano y angosto, de aproximadamente 15 a 20 cm. de largo, situado verticalmente en el centro del pecho. Su función estructural es proteger.

Al proporcionar asiento para la articulación de las primeras siete costillas, forma parte del cerco óseo que protege el corazón y los pulmones.

El esternón se compone de tres secciones: manubrio, cuerpo y apófisis xifoides.

De las tres, la última es la más vulnerable por su ubicación y por el grave daño que se puede causar con muy poca fuerza.

Por ejemplo, con un simple golpe ascendente de 45 grados se puede desprender el apófisis xifoides, de esta manera; un golpe siguiente a esa región hará que el apófisis perfore el borde inferior del corazón causando un trauma severo y hemorragia en la cavidad toráxico, indudablemente este golpe causa la muerte, ya que el adversario no puede respirar y se le llenarán de sangre sus pulmones en caso de trauma de los mismos.

Dentro de las Artes Marciales, golpear al apófisis xifoides es muy útil para situaciones extremas, aplicadas a la defensa personal donde nuestra integridad física o la de los demás se ve en riesgo.

Este objetivo del cuerpo humano es tomado en cuenta por diferentes Estilos marciales, y las opciones para golpearlo son varias, tanto con puños como con pies.

Algunas de las técnicas empleadas para atacar al apófisis xifoides son los segundos nudillos de los dedos índice y medio. También se puede golpear con la punta de los dedos índice y medio a este punto.

Otra opción más contundente pero que requiere de gran precisión es golpear con el codo en forma ascendente.

En Karate también se golpea con la patada frontal y se puede llegar a alcanzar con las rodillas.

El objetivo de golpear al apófisis xifoides dentro del entrenamiento marcial no es matar al oponente, sino interrumpir su respiración normal para controlarlo.

Si bien puede parecer sencillo ejecutar un golpe a esta región, es más complicado de lo que parece, se requiere una muy buena técnica, precisión y velocidad. Por eso siempre se deben entrenar estas técnicas con un instructor capacitado ya que en caso de un accidente, él sabrá como ayudar a la persona afectada.

Como en posts anteriores donde se describen técnicas de Kyusho, por ejemplo; es muy importante que no realices estas técnicas por tu cuenta ya que pueden llegar a ser mortales.

El cuerpo humano es una máquina casi perfecta y por ello durante varios siglos, en diferentes partes del mundo, Maestros de diversas Artes Marciales se han dedicado a encontrar sus puntos débiles para aplicarlos en la defensa personal, con el avance de la medicina, el conocimiento de la anatomía, fisiología, mecánica del cuerpo, etc. podemos establecer con exactitud estos puntos vulnerables y con el entrenamiento adecuado y responsable llegar a salvar nuestras vidas.



5 comentarios:

  1. te vuelvo a enlazar en mi blog. Por cierto, si conoces algún libro para descargar sobre puntos vitales, de presión... te estaría muy agradecido!
    Un abrazo marcial!

    ResponderEliminar
  2. Amigo, en este blog encuentras algunos libros sobre Dim Mak que te pueden resultar útiles.
    Muchas gracias, un gran abrazo, Oz.

    ResponderEliminar
  3. Estoy harto de ver gente entrenando systema ruso y se dan golpes ahí día si y día también, y doler duele como pa tumbarte de un golpe pero tan letal como dices no creo que sea. xDD

    ResponderEliminar
  4. Es tu opinión, pero te aseguro que si el apófisis se desprende y va hacia los pulmones, no solo es letal sino además muy doloroso, una muerte muy desagradable.
    Este no es un golpe exclusivo del Systema ruso.
    Saludos, Oz.

    ResponderEliminar